Ingreso a suscriptores
Correo electrónico
Contraseña
Olvidé mi contraseña Entrar
ContÁctenosUsted está en Inicio / Número reciente / Todavía estamos preocupados con la rabia (¡y usted debería estarlo también!)

Todavía estamos preocupados con la rabia (¡y usted debería estarlo también!)



Ya sé lo que está usted pensando: “¿No habíamos acabado con la rabia?” depende de la especie domestica de la que hablemos. En perros es casi perfecto. En gatos, no tanto.

Jenifer Chatfield, DVM, DACZM



La rabia ha sido un tema de salud publica en los Estados Unidos casi desde el principio de la misma nación. Parece que la enfermedad se originó en el viejo mundo (es decir, Europa) con el primer brote probablemente en Boston hacia finales de 1700. Desde entonces se han hecho grandes esfuerzos para el control y prevención de la enfermedad, ya que el misterio de la epidemiología del virus se ha iluminado. En estos días, la profilaxis post exposición ya no incluye la remoción del frenillo (la membrana mucosa que fija la lengua) o sumergir de manera repetida al paciente en una poza o en aceite caliente cuando no está disponible una poza.1 ¡Gracias a Dios!

Desde “perros locos” hasta la vida silvestre
Durante siglos resultó claro que los encuentros con “perros locos” eran responsables para gran parte de las transmisiones a humanos, aún cuando se entendía poco con precisión del hecho. No fue hasta hace poco en la década de1960, que las mordeduras de perros eran la causa más común de rabia en personas en Estados Unidos.2

Desde entonces, los reservorios en la vida silvestre se han vuelto la fuente predominante de los brotes de rabia y de las subsecuentes exposiciones a humanos en Estados Unidos. Durante las últimas cuatro décadas, los animales domésticos han sido reemplazados por la vida silvestre como la fuente mas común de exposición humana y la eliminación de la enfermedad en la vida silvestre no parece probable. Diferentes reservorios de vida silvestre mantienen la rabia en diferentes regiones en Estados Unidos: zorro, mapache, murciélago y zorrillos.

A pesar del hecho que la rabia continúa proporcionando un riesgo a la salud pública, muchos veterinarios no reconocen su persistencia. Los clínicos no son los únicos que llevan lentes color de rosa y olvidan que la vacunación sola no es la “bala de plata” para el control continuo de esta enfermedad casi 100 % mortal. Si la vacunación es la base del control de la rabia, entonces el control animal es la piedra filosofal. De hecho, la eliminación eventual de la población masiva de perros castrados contribuyó por lo menos tanto como las campañas de vacunación a eliminar la rabia canina en Estados Unidos.1

El origen de los gatos rabiosos
Gracias a importantes programas para el control animal, los perros callejeros ya no andan por las calles en manadas dispersando la enfermedad. Los perros ya no son el animal doméstico rabioso más común, ahora los gatos sostienen este sitio con firmeza. Se informo que los gatos tenían cuatro veces más rabia que los perros durante los años recientes.2 A pesar de la disponibilidad de vacunas eficaces (de hecho, varias vacunas) ¿Por qué se mantienen los gatos como líderes entre sus pares domésticos? La causa probablemente sea multifactorial.



Los gatos no los observan los veterinarios de manera rutinaria para una atención preventiva. De hecho, según algunas estimaciones casi a 50% de los gatos con propietario no se les aplica vacunaciones. Con seguridad este error de cálculo de la importancia de la atención veterinaria por parte de los propietarios de gatos es importante y contribuye a un aumento en el reporte de gatos rabiosos. Pero, muchos propietarios de gatos mantienen a sus gatos en el domicilio en exclusiva limitando por tanto la exposición a la rabia. Aunque los propietarios completen la vacunación de los gatitos y no mantengan la atención preventiva en los adultos, probablemente se proporcione alguna inmunidad a la rabia a través de la vacunación inicial.

Si desea leer todo el artículo puede suscribirse ahora
o comprar la versión descargable en PDF

Busca un artículo

En este número
En todos los números

Buscar
Inicio | Mapa del sitio | Contacto
Veterinary Medicine en Español es una publicación editada y distribuida por
Revistas para la Industria S.A. de C.V. en México, Centroamérica y Sudamérica.

Veterinary Medicine es una publicación de Advanstar* VETERINAY HEALTHCARE
COMMUNICATIONS

Toda la publicidad, información y conceptos que se publican en Veterinary Medicine son responsabilidad absoluta de cada uno de los autores y firmas comerciales.

Copyright. Todos los derechos reservados | Ver políticas de uso | AVISO DE PRIVACIDAD
Atención a clientes:
Insurgentes Sur 605, Desp. 404-D. Col. Nápoles,
México D.F., C.P. 03810
Tel. 52 (55) 5659-8880, 52 (55) 5536-2100.
info@vetmedicineespanol.com.mx