Ingreso a suscriptores
Correo electrónico
Contraseña
Olvidé mi contraseña Entrar
ContÁctenosUsted está en Inicio / Números anteriores / Volumen 6, Número 1 / Retardo del Vaciamiento Gástrico en Pequeños animales

Retardo del Vaciamiento Gástrico en Pequeños animales

GASTROENTEROLOGÍA DEL  PERRO Y EL GATO

El retraso del vaciamiento gástrico es una condición poco frecuente en pequeños animales. Entre las situaciones que pueden  provocar un  retraso en el tiempo de vaciamiento gástrico deben considerarse causas primarias (mecánicas o funcionales) y causas secundarias. En este artículo, además de los factores etiológicos, se toman en consideración los aspectos diagnósticos y terapéuticos de esta condición, con recuerdos anatómicos y fisiológicos muy útiles en el tema, y con especial mención a las obstrucciones de tipo mecánico.

Gualtieri Massimo1, Villalobos Jesus2.  Martínez José M3, Granados José R4, Gamonal Eliane4.
El retraso del vaciamiento gástrico es una condición poco frecuente en los pequeños animales, por lo que no se conoce con exactitud su prevalencia  (cuadro 1 y 2).
Este síndrome se puede presentar en animales después de sufrir un proceso de dilatación-torsión gástrica, gastropatías de origen infeccioso o inflamatorio, úlcera gástrica y gastritis post radiaciones 1,2,3,4,5,6,7,8,9. La sintomatología que  acompaña a este síndrome es  consecuencia del estancamiento de comida en el estómago y a la  reducida o retrasada absorción intestinal.  El signo clínico más frecuente en el perro y el gato es el vómito  crónico  de alimento casi sin digerir, que se puede manifestar incluso  hasta 8 a 10 horas después de la ingestión. Otros signos clínicos incluyen distensión gástrica, náusea, anorexia, eructos, polidipsia, pica y pérdida de peso. (8, 10).

ETIOLOGÍA
Entre las situaciones capaces de provocar un retraso significativo del tiempo de vaciado  gástrico deben ser consideradas causas primarias (mecánicas y funcionales), y causas secundarias (figura 1). Entre las causas primarias son más frecuentes aquellas mecánicas representadas por anomalías pilóricas congénitas o adquiridas como la Gastropatía Hipertrófica Pilórica Crónica (GHPC), o por lesiones intrínsecas como la gastritis hipertrófica crónica, gastritis eosinofílica, úlceras grastroduodenales (foto 2 y 3), neoplasias malignas del estómago distal o del duodeno proximal,  cuerpos extraños gástricos (y duodenales) y pólipos gástricos;  más raramente pueden ocasionarse por lesiones extrínsecas que comprimen el canal pilórico o el píloro (neoplasia pancreática, duodenal o hepática). También la cirugía gástrica juega un papel importante en la patogénesis de esta condición, bien por sus posibles complicaciones (estenosis cicatricial), bien por posibles daños de la inervación gástrica 11, 12.

Si desea leer todo el artículo puede suscribirse ahora
o comprar la versión descargable en PDF

Busca un artículo

En este número
En todos los números

Buscar
Inicio | Mapa del sitio | Contacto
Veterinary Medicine en Español es una publicación editada y distribuida por
Revistas para la Industria S.A. de C.V. en México, Centroamérica y Sudamérica.

Veterinary Medicine es una publicación de Advanstar* VETERINAY HEALTHCARE
COMMUNICATIONS

Toda la publicidad, información y conceptos que se publican en Veterinary Medicine son responsabilidad absoluta de cada uno de los autores y firmas comerciales.

Copyright. Todos los derechos reservados | Ver políticas de uso | AVISO DE PRIVACIDAD
Atención a clientes:
Insurgentes Sur 605, Desp. 404-D. Col. Nápoles,
México D.F., C.P. 03810
Tel. 52 (55) 5659-8880, 52 (55) 5536-2100.
info@vetmedicineespanol.com.mx