Ingreso a suscriptores
Correo electrónico
Contraseña
Olvidé mi contraseña Entrar
ContÁctenosUsted está en Inicio / Números anteriores / Volumen 6, Número 6 / DESTREZAS DE LABORATORIO Cómo extraer un canino maxilar en perros

DESTREZAS DE LABORATORIO Cómo extraer un canino maxilar en perros

ARTÍCULO ARBITRADO



Siga esta guía directa y paso por paso para remover este diente de gran raíz al crear un colgajo mucoperiosteal

Brett Beckman, DVM, FAVD, DAVDC, DAAPM

Los dientes con evidencia clara o radiográfica de necrosis de la pulpa son candidatos, ya sea para endodoncia o extracción. El cambio de color debido a tinción intrínseca, fractura del diente con exposición de la pulpa, evidencia radiográfica de una amplia cavidad pulpar en comparación con el resto de los dientes y radiolucidez anormal alrededor de la punta del diente, son consistentes con muerte de la pulpa y necrosis. En caso de dientes fracturados severamente o cambios macroscópicos o radiográficos, o en casos en los cuales hay restricciones financieras o preocupaciones anestésicas, la extracción tal vez sea la única alternativa viable para tratar el canal radicular. La remoción eficiente de la raíz comparativamente larga del canino maxilar requiere de un colgajo mucoperiosteal. El cierre del defecto luego de la extracción se facilita por la construcción de un colgajo apropiado.

EQUIPO
Resulta imperativo el equipo adecuado cuando se practican extracciones quirúrgicas. Es necesario un sistema de alta velocidad. Fresas de carburo de punta redonda o fresas socavadoras con cantos permiten la remoción del hueso vestibular y la creación de un surco mesial y distal. Las fresas en punta de diamante, o en flama, contornean el hueso luego de remover el diente. Otros instrumentos necesarios incluyen mango de un bisturí, una hoja No. 15, un elevador periosteal, tijeras Metzenbaum o iris, y material de sutura 4-0 absorbible junto con una aguja.

En todas las extracciones resulta fundamental el equipo radiográfico dental y, en todo caso, deberán tomarse radiografías preoperatorias y postoperatorias. Se aplican bloqueos nerviosos regionales para aumentar la seguridad del paciente y proporcionar analgesia postoperatoria (véase “Cómo practicar cuatro bloqueos nerviosos regionales en perros y gatos” en el número anterior).

Por lo general, el control de la hemorragia no es una preocupación, debido a que las piezas de mano de alta velocidad enfriadas con agua permiten una buena visualización durante gran parte del procedimiento. Sin embargo, deben utilizarse gasas para secar la línea de incisión para ayudar en la elevación.

RECUPERACIÓN Y PRONÓSTICO
El mismo día puede enviarse al paciente a casa para que se recupere de la extracción, con instrucciones para que el propietario administre analgésicos durante cuatro días. Además, el perro deberá utilizar collar protector durante dos semanas.

La dehiscencia es poco usual y resulta por lo común por la maceración por parte del paciente, al tallarse el rostro. El pronóstico para la curación sin complicaciones es excelente.

Elevación del colgajo mucoperiosteal


Luego de practicar el bloqueo nervioso regional infraorbital y lograr un nivel apropiado de anestesia,1,2 levante el labio superior adyacente al diente canino maxilar para exponer el sitio quirúrgico propuesto. Con el fin de ayudar a exponer el sitio, puede colocar al paciente en recumbencia dorsolateral y utilizar un retractor de labios atraumático. La encía desprendida (flecha blanca) y la encía desprendida, con un color más ligero o la mucosa alveolar (flecha negra), pueden ahora visualizarse. La línea de demarcación entre las dos se denomina línea mucogingival.


Empiece una incisión de liberación vertical de manera dorsal, extendiéndola de modo ventral hacia el diastema central, entre el diente canino y el tercer incisivo. Extienda el corte para crear un colgajo en forma de sobre dentro del saco hacia el segundo o tercer premolar (flechas). Coloque con cuidado múltiples cortes, en vez de una sola incisión, para reducir las probabilidades de desgarrar el colgajo.

Utilice un bisturí como elevador para liberar cuidadosamente 1 a 2 mm de la encía y periostio alrededor de la periferia total de la encía.

Si desea leer todo el artículo puede suscribirse ahora
o comprar la versión descargable en PDF

Busca un artículo

En este número
En todos los números

Buscar
Inicio | Mapa del sitio | Contacto
Veterinary Medicine en Español es una publicación editada y distribuida por
Revistas para la Industria S.A. de C.V. en México, Centroamérica y Sudamérica.

Veterinary Medicine es una publicación de Advanstar* VETERINAY HEALTHCARE
COMMUNICATIONS

Toda la publicidad, información y conceptos que se publican en Veterinary Medicine son responsabilidad absoluta de cada uno de los autores y firmas comerciales.

Copyright. Todos los derechos reservados | Ver políticas de uso | AVISO DE PRIVACIDAD
Atención a clientes:
Insurgentes Sur 605, Desp. 404-D. Col. Nápoles,
México D.F., C.P. 03810
Tel. 52 (55) 5659-8880, 52 (55) 5536-2100.
info@vetmedicineespanol.com.mx