Contáctanos Síguenos Veterinary Medicine Instagram
Suscríbete
Volumen 11, número 2
Dic / Ene 2017 . vol. 11 / núm. 2

Consejo provínculo: Tómese el tiempo para conversar con los niños

Con determinados niños, por supuesto, usted no tiene opción acerca de qué platicar.

Por

LO MEJOR (de lo que ahora nos preocupamos)



Andrew Rollo, DVM

Con determinados niños, por supuesto, usted no tiene opción acerca de qué platicar. Tienen preparadas 10 preguntas y piensan en otras tres en el momento, incluyendo “¿cuál es su superhéroe preferido?” Otros pequeños se sientan con calma en el rincón, intentando desaparecer, debido a que no están seguros del todo de que usted no es el tipo de doctor que los va a picar con alguna aguja. Talvez la percepción del niño de la experiencia veterinaria no es más bien crucial hasta que maduren, pero usted aún tiene que ver niños.

Antes de que todos se preocupen, no estoy diciendo que los veterinarios necesitan ir tan lejos como los dentistas y pediatras, con sus múltiples consolas de juego y menú de caricaturas y grandes osos de peluche en la sala de exámenes (aparte, el pobre oso podría ser masticado tan solo unas cuantas visitas por un inquieto cachorro labrador).

Pero, ¿qué hay acerca de conservar algunos libros para colorear nuevos y unos crayones a la mano? (los puede tener también para usted). También es fácil tomar nota de los niños en el registro médico, para que así, luego de una o dos visitas les pueda llamar por su nombre. Ello ayuda a derribar ciertas barreras.

Conozco a otros niños que prefieren ser ignorados: tan solo quieren imitar a su gato y mantenerse así hasta que se abra la puerta de nuevo. Pero para otros niños, un poco de tiempo y esfuerzo adicionales pueden servir mucho para cimentar el vínculo con ellos, sus padres y las mascotas que adoran.

Crea una cuenta o inicia sesión para leer todo el contenido, ¡es gratis!