Contáctanos Síguenos Veterinary Medicine Instagram
Suscríbete
Volumen 13, número 6
Oct / Nov 2020 . vol. 13 / núm. 6

Enfermedad articular en gatos: asuma lo peor y trate por si las dudas

¿Es lo mejor suponer que todos los gatos mayores en su consultorio sufren de dolor debido a la enfermedad articular degenerativa?

Por Sarah Mouton Dowdy



¿Es lo mejor suponer que todos los gatos mayores en su consultorio sufren de dolor debido a la enfermedad articular degenerativa?

Sarah Mouton Dowdy


¿Qué es la primera cosa que le viene a la mente en cuando usted ve a un gato mayor? Para Kelly St. Denis, DVM, DABVP (feline prac¬tice), propietaria de Charing Cross Cat Clinic en Brantford, Ontario, es el dolor. Este se debe, de acuerdo con estudios, a que los gatos mayores con enfermedad articular degenerativa son la mayoría.

La Dra. St. Denis cita un estudio del 20021 donde se encontró evidencia radiográfica de enfermedad articular degenerativa en 90% de los gatos mayores de 12 años de edad, así como de un estudio del 2010 que halló evidencia radiográfica de enfermedad articular degenerativa en 92% de gatos entre los seis meses y 20 años de edad, con una frecuencia similar en todos los grupos de edad. “En el segundo estudio, la edad fue la única variable, relacionada consistentemente con la enfermedad degenerativa articular” explica ella. “Y por cada año de aumento en la edad del gato, la calificación total esperada de enfermedad articular degenerativa aumenta en más de 13%”.


Definición de enfermedad articular degenerativa (EAD)
Este es un término general, que incluye osteoartritis, espondilosis deformante de los discos intervertebrales, lesiones degenerativas aisladas, artritis traumática y mineralización de tejidos blandos dentro de una articulación. La osteoartritis y la espondilosis deformante son las causas más comunes de enfermedad articular degenerativa en gatos.
 

Aunque los cambios radiográficos no siempre se correlacionan con dolor, la Dra. St. Denis más bien asumiría que un gato tiene dolor y estar equivocada que viceversa - sobre todo ya que estos pacientes son muy hábiles para ocultar los signos de sufrimiento. Esta suposición significa que los exámenes de sus felinos mayores deben comenzar despacio y sin manipulación, tanto como sea posible. “A veces los clientes desean empujar, jalar o sacudir para que su gato salga de la jaula por que ellos no desean ocupar mucho de mi tiempo” dice la Dra. St. Denis. “Yo les ayudo a que lo reconsideren, abrir la jaula en el piso y darle la oportunidad a que el gato salga por sí mismo”.

Crea una cuenta o inicia sesión para leer todo el contenido, ¡es gratis!