Ingreso a suscriptores
Correo electrónico
Contraseña
Olvidé mi contraseña Entrar
ContÁctenosUsted está en Inicio / Números anteriores / Volumen 8, Número 1 / Inflamación periocular dolorosa en un gato

Inflamación periocular dolorosa en un gato

CASO DESAFIANTE artículo arbitrado

Un examen oftálmico proporciona claves importantes para diagnosticar un trastorno inusual con signos clínicos casi inespecíficos.


Renee T. Carter, DVM, DACVO, Melissa Kubai, DVM, J. Daniel Rodríguez, MVZ Esp, DACVR, Aradhana Gupta, DVM, MVSc, DACVP y Angela B. Royal, DVM, MS, DACVP

Llevaron al Louisiana State University School of Veterinary Medicine Veterinary Teaching Hospital a una gata doméstica de pelo corto, de cuatro años de edad y 4.6 kilogramos, para evaluación de inflamación periocular dolorosa en ambos ojos, de aproximadamente un mes de evolución.

ANTECEDENTES
La gata se mantenía en interiores, pero se le permitía salir. Actualmente la gata estaba en periodo de vacunación y no tenía antecedentes de viajes fuera de Lousiana. Los resultados de pruebas para el virus de la inmunodeficiencia felina y de la leucemia viral felina, practicados antes de la interconsulta, resultaron negativos.

Los tratamientos previos utilizados para tratar la inflamación incluyeron la administración de un corticosteroide inyectable de larga acción, un antibiótico triple tópico y clindamicina oral. Luego de una mejoría inicial en los signos clínicos, los signos oculares retornaron con rapidez y no respondieron al tratamiento con cefadroxilo oral.

Examen físico y Oftalmológico
Al examen físico, la temperatura, el pulso, la frecuencia respiratoria y la condición corporal de la gata fueron normales.

Un examen oftálmico reveló inflamación de tejidos blandos perioculares, epífora y exoftalmia, con menor retropulsión en ambos ojos.

Estadísticas vitales

Características
  • Gata doméstica de pelo corto, esterilizada, de cuatro años de edad y 4.6 kg.
Antecedentes y motivo de consulta
  • Inflamación periocular en ambos ojos de casi un mes de duración.
  • Los tratamientos previos incluyeron un corticosteroide de larga acción, antibiótico triple tópico, clindamicina oral, y luego cefadroxilo oral.
Hallazgos al examen oftálmico inicial
  • Ambos ojos: Inflamación de los tejidos blandos perioculares, epifora y exoftalmia con menor retropulsión.
  • Ojo izquierdo: Falta de respuesta a la amenaza, una reducción notable en el reflejo palpebral, notable queratitis de exposición central, úlcera corneal superficial, motilidad ocular no activa, estrabismo lateral, notable cantidad de engrosamiento conjuntival e hiperemia, y reflejos pupilares a la luz lentos e incompletos.
  • Ojo derecho: Hiperemia y quemosis conjuntivales moderadas.

Estos hallazgos fueron más notables en el ojo izquierdo (Figura 1). Se observó una falta de respuesta a la amenaza en el ojo izquierdo, junto con una notable reducción en el reflejo palpebral, lo cual había resultado en importante queratitis central por exposición y desarrollo una úlcera corneal superficial.

No se pudo obtener alguna motilidad activa en el globo ocular y se apreció estrabismo lateral. En el ojo izquierdo había considerable engrosamiento e hiperemia conjuntivales. En el ojo derecho se observaron hiperemia y quemosis conjuntivales moderadas. La determinación de la presión intraocular mediante tonometría por aplanamiento fue de 19 mm Hg para el ojo derecho y de 35 mm Hg en el ojo izquierdo. Los reflejos pupilares a la luz eran lentos e incompletos en el ojo izquierdo, mientras que resultaron normales en el ojo derecho.

Al examen con la lámpara de hendidura se observaron en ambos ojos edema corneal difuso y precipitado queráticos. Además, se observó de manera bilateral reflejos flamígenos en el humor acuoso, junto con pars planitis en el ojo derecho y rubeosis del iris, y sinequia posterior en ambos ojos. De manera bilateral se apreciaron depósitos de pigmentos y cambios inflamatorios, que afectaban a la cápsula del cristalino anterior. En el ojo derecho se apreció un desprendimiento retinal buloso inferior. El examen de fondo en el ojo izquierdo estaba limitado debido a cambios en el segmento anterior.


>>>1. Gata de cuatro años de edad evaluada por inflamación periocular dolorosa en ambos ojos. Obsérvese la notable inflamación del tejido periocular presente en el ojo izquierdo. En ambos ojos hay epífora y elevación del tercer párpado. Son evidentes cambios en la córnea central del ojo izquierdo y corresponde a la zona de queratitis por exposición secundaria a lagoftalmos.

Si desea leer todo el artículo puede suscribirse ahora
o comprar la versión descargable en PDF

Busca un artículo

En este número
En todos los números

Buscar
Inicio | Mapa del sitio | Contacto
Veterinary Medicine en Español es una publicación editada y distribuida por
Revistas para la Industria S.A. de C.V. en México, Centroamérica y Sudamérica.

Veterinary Medicine es una publicación de Advanstar* VETERINAY HEALTHCARE
COMMUNICATIONS

Toda la publicidad, información y conceptos que se publican en Veterinary Medicine son responsabilidad absoluta de cada uno de los autores y firmas comerciales.

Copyright. Todos los derechos reservados | Ver políticas de uso | AVISO DE PRIVACIDAD
Atención a clientes:
Insurgentes Sur 605, Desp. 404-D. Col. Nápoles,
México D.F., C.P. 03810
Tel. 52 (55) 5659-8880, 52 (55) 5536-2100.
info@vetmedicineespanol.com.mx